Get a site
picture

Fitoterapia

Cúrese con plantas medicinales...

picture

Más que un remedio natural

La fitoterapia, o herbolaria como le llamamos en México, consiste en el tratamiento de las enfermedades mediante plantas medicinales, basada en la investigación y la experimentación de sus efectos y propiedades. Existen varios centenares de plantas con acción terapéutica probada y muchas de ellas se encuentran en farmacopeas oficiales. Pero no sólo el ser humano utiliza las plantas medicinales para curarse, sino que también los animales saben en ocasiones cómo valerse de la naturaleza para sanarse.

El lobo escarba en la tierra para desenterrar la raíz de la dragonera tras ser mordido por una serpiente venenosa y la rata almizclera, tras ser herida por un objeto punzante, trepa a un pino y recubre sus heridas con resina, que luego expone alternativamente al sol y a la sombra para activar su cicatrización.

A lo largo de la historia de la humanidad, la fitoterapia ha sido ampliamente utilizada. Un libro sumerio, escrito en tablillas de arcilla en escritura cuneiforme, es el manual de medicina más antiguo conocido. En él aparecen formulas medicinales preparadas con plantas.

En el antiguo Egipto se utilizaba también este tipo de medicina, así como en Grecia y el Imperio Romano.

A partir del siglo XI aparece la escuela de Salerno, que va a convertirse en el centro cumbre de la medicina mundial. Entre los siglos XII y XIV aparecen una serie de obras sobre plantas medicinales cuyos autores son miembros de esta escuela. El descubrimiento de América hace que nos lleguen plantas medicinales desconocidas en España. En el antiguo México y Perú, los conocimientos del poder curativo de las plantas eran amplios, hasta el punto de ser preferidos por los conquistadores, frente a los conocimientos de los médicos españoles. De allí proceden plantas que se han convertido en los pilares de la farmacopea de los últimos 5 siglos: el opio, la ipecacuana, la digital y la quina.

La enfermedad se define como el resultado de la violación intencional o no, de las leyes de la naturaleza, de manera que el único camino por el que se puede restablecer la salud consiste en ayudar a la naturaleza en el proceso curativo a través de la eliminación de venenos y toxinas mediante los canales naturales del cuerpo. La naturaleza proporciona las sustancias que contienen los ingredientes necesarios para curar las dolencias de la humanidad.

¿Cómo funcionan las plantas medicinales?

En ellas se encuentran una serie de sustancias llamadas principios activos, que producen diversos efectos en el organismo. Gran parte de la farmacopea de la medicina ortodoxa utiliza principios activos procedentes de plantas, ya sea aislados de ellas o sintetizados en laboratorios. Sin embargo, la ventaja del empleo de las plantas está en que, junto a sus principios activos, existen muchos constituyentes que potencian su acción y la hacen más completa y duradera que el principio activo aislado.

El empleo de la etnobotánica

Existen evidencias categóricas e indiscutibles sobre el valor medicinal de varias plantas: coparche, tres costillas, mataperros, salvia real, tumbavaqueros, cola de caballo, árnica, yerbabuena, etc. y han formado parte de nuestra cultura desde tiempos inmemoriables. Aún así, los profesionales de la salud se niegan a reconocer el valor de algunas de estas planas, totalmente inofensivas en su empleo - la canela y el neem para la diabetes, la yerbabuena para las molestias estomacales, la salvia real para el insomnio - y llaman a los que las empleamos, ignorantes o charlatanes.

Agunos ejemplos de empleo medicinal

1. Ambay: Expectorante. Se prescribe para, resfríos, tos y catarros.
2. Ajenjo: Digestivo, antiácido, antiparasitario. Regulariza el atraso menstrual.
3. Brusca: Especialmente indicada para problemas de próstata. También actúa sobre la circulación venosa.
4. Carqueja: Hierba hepática por excelencia. Diurética. Ayuda en las afecciones de las vías urinarias.
5. Castaño de Indicas: Mejora la circulación venosa y combate varices y hemorroides, ya que fortalece las paredes de las venas. Pero no se puede tomar en forma muy continuada.
6. Cola de Caballo: Es diurética, limpia las vías urinarias, desintoxica y ayuda a mineralizar el sistema óseo.
7. Crataegus: Calma la ansiedad y la angustia. Normaliza la presión arterial. Contribuye a regularizar la arritmia cardiaca de origen nervioso.
8. Echinacea: Aumenta las defensas del organismo.
9. Diente de León: Depura el organismo en general, especialmente el hígado y la sangre.
10. Espina Colorada: Depura el hígado. Ayuda a eliminar el acido úrico. Es antirreumático.
11. Fucus: Es un alga que contiene mucho yodo. Ayuda a equilibrar las hormonas que reducen las grasas y es un poderoso desintoxicante capaz de limpiar el organismo de elementos radiactivos y metales pesados.
12. Ginkgo Biloba: Produce vasodilatación, activa la circulación arterial del organismo y depura la sangre. Así, mejora la irrigación del cerebro y la memoria; produce bienestar general, rejuvenece tejidos los tejidos y optimiza la potencia sexual. Mejora el asma.
13. Hamamelis: Combate várices y hemorroides ya que fortalece las paredes de las venas.
14. Hipérico: Es antidepresivo. Actúa sobre diversos desequilibrios del organismo, mejora la digestión y levanta las defensas. Depura el hígado y los intestinos, es bueno para el estomago y desinflama el sistema urinario.
15. Hisopo: Para el sistema digestivo. Desinflama intestino, vesícula e hígado. Metaboliza los azucares y reduce el apetito. Desintoxica y desinflama, disminuyendo la sensación de languidez que suele confundirse con hambre.
16. Jengibre: Es una raíz que tiene propiedades energizantes y desinflamatorias.
17. Lapacho: Energizante, tónico. Aumenta las defensas. Contribuye a aumentar los glóbulos rojos.
18. Marrubio: Actúa especialmente sobre el sistema digestivo, desinflamando hígado, intestino y vesícula. Reduce el apetito porque tienen efectos sobre el metabolismo de los azucares. Al desintoxicar y desinflamar, disminuye la sensación de languidez que a veces se confunde con hambre.
19. Melisa: Sedante.
20. Mil Hombres: Antirreumático.
21. Muérdago: Ayuda a disminuir la hipertensión arterial, Estimula el sistema inmunológico.
22. Muña Muña: Para malestares digestivos. Energizante. Afrodisiaco para ambos sexos.
23. Naranjo: Sus hojas resultan un sedante suave.
24. Pasionaria: Sedante y antidepresivo. Beneficia la zona cardíaca porque produce vasodilatación, con lo cual de alguna manera previene el estrés y los infartos.
25. Pezuña de Vaca: Hipoglucemico. Ayuda a bajar el azúcar en sangre. Indicada para la diabetes.
26. Pulmonaria: Expectorante. Sudorífica, calma la tos. Fluidifica las mucosas bronquiales. Especialmente indicada, para afecciones del aparato respiratorio.
27. Tilo: Sedante.
28. Ulmaria: Es analgésica. Se usa para dolores articulares o musculares. También actúa sobre afecciones del estomago como gastritis y úlceras.
29. Uva Ursi: Desinfecta el sistema urinario, es diurética y está especialmente indicada para problemas de próstata.
30. Valeriana: Sedante.

 

Contact Form

Los campos marcados con * son obligatorios