Get a site
Síganos en Tweeter y otras redes sociales.
picture picture picture picture
picture

Plantas medicinales

Maguey (Maguey, agave atrovirens)

Descripción

El llantén mediano es una planta vivaz que posee una larga raíz subterránea, fusiforme, de color pardo y con varias yemas. Forma una roseta de hojas aplicadas sobre el suelo, ovaladas o en algunos casos elípticas. Las flores se agrupan en rollizas espigas; son blancas y lampiñas, con los cuatro estambres de color lila pálido muy largos y vistosos y con las anteras también blancas. El fruto es una cápsula oval y puntiaguda y contiene de dos a cuatro semillas. Se cría en las praderas secas, con hierba rasa y apretada, generalmente en los claros de los bosques de grandes árboles. Por lo general prefiere los suelos calcáreos.

Propiedades

La especie fue un buen recurso curativo que solucionaba diversos problemas de salud del hombre y aún de los animales. Según Alcedo (1967), en México "está mandado que se reserve en ellas [dos pulperías] para el caso que se necesitase por remedio", pues la usan en muchos casos. Señala Humboldt: "contiene al propio tiempo una savia azucarada y jugos astringentes y cáusticos empleados en la cura de úlceras para cauterizar las carnes".

Las hojas se usaban como cicatrizante de heridas frescas y viejas; después de soasarlas y por presión de los dedos, la savia caliente se dejaba caer sobre las heridas, lo cita Cobo y Gómara. Las Casas precisa: "una llaga o herida cuando es fresca la sana y encuera muy pronto". Benavente la considera "muy saludable para una cuchillada o una llaga fresca". Sahagún indica además la decocción de la hoja tierna con el agregado de sal, especificando que en "las heridas y descalabraduras", primero se lava con orines y luego "el zumo de la penca del maguey y cocido". Agrega que las hojas "son buenas para fregar con ellas las espaldas para que no se sientan los azotes". Gutiérrez de Santa Clara: "puestas las pencas al fuego a callentar, sacan dellas un sumo muy bueno, que con el se han hecho muy buenas curas de arcabuzazos y cuchilladas, como no haya hueso quebrado ni desmenuzado, sino en las carnes muertas". Haenke (1970) la indica "en las llagas y úlceras malignas, podridas e inveteradas, sin excepción de las venéreas, con singular alivio, y por lo común con una completa curación de ellas". Hernández: "las hojas asadas y aplicadas curan la convulsión y calman los dolores..."

La pulpa macerada de las hojas, con el agregado de sal, en aplicación directa en las heridas es citada también por Fagan.

Caulin (1965) y Alcedo, anotan que el zumo de las hojas hecho jarabe es remedio eficacísimo para mundificar las llagas envejecidas y tomando media dracma fluida en agua caliente (en infusión) deshace las crudezas del estómago y expele las materias si hay postema o sangre extravenada, que suele resultar de alguna caída o golpe violento . Cobo la menciona como "provechoso para mal de orina por lo cual usan beberlo".

Escribe Las Casas, el zumo "de los cohollos muy delicados y de las raíces mezclado con jugo de asensios, es atriaca para la mordedura y ponzoña de la víbora". López de Gómara registra que "guarece la picadura de víbora".

Las hojas secas molidas más resina de pino y puesta con su pluma en el lugar del dolor, "ahora sea gota, ahora sea otra cosa, sana", según Sahagún.

Acredita Hernández que el aguamiel "provoca las reglas, ablanda el vientre, provoca la orina, limpia los riñones y la vejiga, rompe los cálculos y lava las vías urinarias".

Fagan, considera al pulque un reconstituyente. Para Sahagún es "especialmente bueno para quienes han recaído de una enfermedad, bebiéndolo mezclado con una vaina de ají y con pepitas de calabaza, todo molido y mezclado [por] dos o tres veces". Lo recomienda mezclado con "la medicina que se llama cchichicpatli, y hervido con ella es provechosa para el que tiene dolor de pecho, o de la barriga, o de las espaldas, o tiene alguna enfermedad con que se va secando, bebiéndola en ayunas una o dos veces, o más, sana"..

Las hojas son señaladas en la curación de animales, caballos y mulas. Gutiérrez de Santa Clara escribe: "tostadas estas pencas [las hojas] al fuego y maxadas entre dos piedras lisas... y puestas calientes en las encabestraduras" y atándolas muy bien por que no caigan, se curan en pocos días.

El zumo de las hojas, cocido con sus propias raíces en aguas llovedizas, es muy bueno para quitar el cansancio al que se lavare con ella, y para hacer diversos lavatorios medicinales"

Administración:

Jarabe. Se prepara una infusión con hojas de llantén parcialmente desecadas y 250 cc de alcohol; cuando las hojas se han impregnado bien de líquido, se vierte la preparación en 225 cc de agua hirviendo; se deja macerar durante 24 h., removiéndolo de vez en cuando, se filtra y se cuece con 300 g. de azúcar. De este jarabe se toma una cucharada por la mañana y otra por la noche. Actúa enérgicamente contra la tos irritante. .- Macerado. Se toman 40-60 g. de la planta por litro de agua y se deja hervir un minuto. Posteriormente se deja en maceración durante 10 horas. Se bebe a tacitas durante el día. .- Cataplasma. Con las hojas secas, se machacan y se aplican en forma de cataplasma sobre heridas, úlceras o picaduras de insectos.

Floración:

Florece en primavera y buena parte del verano. De la recolección interesan las hojas, que se deben coger en primavera, durante el período de máxima floración. El secado se realiza a la sombra, en capas finas, procurando que las hojas no se amontonen demasiado.

Usos Comunes:

Balsámico Cicatrizante Antidiarreico

ventas


Contáctenos

Los campos marcados con * son obligatorios





Para contactarnos

nutriciencia@live.com.mx
327 1000732
Compostela, Nayarit

Consultas online
Tratamientos 100% naturistas
www.nutriciencia.altervista.org

 

nutriciencia

Si durante años le han dicho que la diabetes es incurable, le han mentido,

Con una alimentación correcta y un estilo de vida natural, junto con un tratamiento natural que regenera sus células pancreáticas, usted puede deshacerse de la diabetes..

picture